Espondilitis Anquilosante

¿Qué es la espondilitis anquilosante?



La espondilitis anquilosante es una enfermedad inflamatoria que genera dolor, rigidez e hinchazÓn en las articulaciones de la columna vertebral y otras Áreas del cuerpo.

Los síntomas tienden a desarrollarse gradualmente, en general después de varios meses o años, y a menudo varían con el tiempo.

Normalmente, la espondilitis anquilosante comienza en las articulaciones de la región sacroilíaca y la columna dorso-lumbar, pero puede extenderse hacia el cuello.

Algunas personas también pueden desarrollar problemas en otras articulaciones o en diferentes partes del cuerpo.

Esta patología afecta a tres veces más hombres que mujeres y usualmente se desarrolla entre los 17 y 35 años.


¿Qué causa la espondilitis anquilosante?



La espondilitis anquilosante pertenece a la clasificación de enfermedades autoinmunes porque ocurre cuando el sistema inmunológico del cuerpo no responde de la manera correcta.

El sistema inmunológico es la defensa del cuerpo contra enfermedades e infecciones. Este sistema reconoce como sustancias extrañas a virus y bacterias, y crea una inflamación temporal para eliminarlas. Cuando se tiene espondilitis anquilosante, el sistema inmunológico se vuelve hiperactivo y produce erróneamente moléculas y proteínas inflamatorias que atacan el tejido sano de la columna vertebral y otras articulaciones.

mujer sonriendo

+ INFO

¿Cuáles son los síntomas de la espondilitis anquilosante?

Los síntomas más comunes son dolor y rigidez en la espalda:
• Esta rigidez y este dolor mejoran realizando ejercicio, pero no empeoran ni mejoran con el descanso
• Estos síntomas empeoran en la mañana y en la noche
• Algunas personas pueden sentir dolor alrededor de las nalgas

Otros síntomas incluyen:
• Dolor e hinchazón en otras articulaciones
• Manos y pies hinchados
• Dolor o presión en el pecho
• Dolor en talones
• Cansancio extremo
• Dolor y enrojecimiento de los ojos

Algunas personas también pueden desarrollar problemas en otras articulaciones o diferentes partes del cuerpo, incluyendo ojos, corazón o pulmones, aunque esto es poco común.




¿Cómo progresa la espondilitis anquilosante?

Una de las cosas que puede convertir la espondilitis anquilosante en una condición frustrante con la cual vivir es su carácter impredecible.

La espondilitis anquilosante puede causarle mucho dolor; en algunos periodos los síntomas pueden empeorar (exacerbaciones) o en otros disminuyen por sí solos. El número de exacerbaciones que experimenta, cuán severas son y cuánto duran, puede variar mucho de persona a persona.

Para algunos, la condición mejora después de un periodo inicial de inflamación (alrededor de entre un 70% y 90% de las personas permanece totalmente independiente o mínimamente incapacitado en el largo plazo). Pero para otros, la patología puede empeorar progresivamente, aunque solo muy pocas personas quedan severamente discapacitadas.

Además de causar dolor, rigidez e hinchazón, esta inflamación puede dañar áreas del cuerpo y, en algunos casos, puede fusionar las vértebras de la columna dejándolas en una posición fija (anquilosis). También se pueden ver afectadas otras articulaciones, como las de las caderas y las rodillas.

La espondilitis anquilosante está relacionada con un mayor riesgo de padecer complicaciones, como la osteoporosis (debilitamiento de los huesos), fracturas vertebrales y condiciones que afectan el corazón y los vasos sanguíneos, los pulmones y el sistema nervioso. La espondilitis anquilosante puede afectar su correcto funcionamiento y tiene un alto impacto en su calidad de vida, pero el tratamiento de esta enfermedad puede ayudar a reducir sus efectos.




¿Cómo se diagnostica la espondilitis anquilosante?

La mayoría de las veces la espondilitis anquilosante es diagnosticada por un reumatólogo, que le preguntará sus síntomas y examinará sus articulaciones.

Sin embargo, no existe un examen de laboratorio específico para diagnosticar espondilitis anquilosante; su médico puede pedirle un examen de sangre para buscar síntomas de inflamación.

También puede ser útil para su médico realizar un escáner de imágenes de resonancia magnética (IRM), ultrasonido o rayos X para confirmar el diagnóstico.




¿Cómo se trata la espondilitis anquilosante?

El tratamiento de la espondilitis anquilosante está enfocado en reducir el dolor y la rigidez, mantener la movilidad de la columna y disminuir el daño de las articulaciones y la columna lo máximo posible.

Conociendo las diferentes opciones de tratamiento disponibles y discutiendo las preguntas o preocupaciones que tenga con su médico, podrá asegurarse que está recibiendo el tratamiento adecuado para usted.

Su médico puede aconsejarle alguno de los siguientes tratamientos:

Tratamiento para la Espondilitis Anquilosante

Ejercicio y fisioterapia
Mantenerse activo puede mejorar el rango de movimiento de la columna y su postura, y además prevenir que su columna se vuelva rígida y le genere dolor. La fisioterapia representa una parte clave del tratamiento de la espondilitis anquilosante. Un fisioterapeuta puede aconsejarlo sobre cuáles son los ejercicios más efectivos y crear un programa de ejercicios ajustado para usted.

Antiinflamatorios no esteroideos (AINEs)
Los AINEs bloquean la inflamación de sus articulaciones y en ocasiones son conocidos como "antiinflamatorios". Son buenos para aliviar el dolor y la rigidez, y podrían ser suficientes si la enfermedad es leve.

Analgésicos
Los analgésicos, como el paracetamol, podrían ser suficientes si los síntomas son leves entre exacerbaciones.

Esteroides
Los corticoesteroides tienen un fuerte efecto antiinflamatorio y pueden ser usados como tratamiento a corto plazo para las exacerbaciones. Pueden ser administrados como tabletas o mediante una inyección. Si usted tiene solo una articulación severamente inflamada o hinchada, su médico puede inyectarle medicación con esteroides directamente en el área afectada.

Fármacos antirreumáticos modificadores de enfermedad (FARMEs por su sigla en inglés)
Los FARMEs pueden ser indicados para espondilitis anquilosante, pero solo son útiles para el tratamiento de articulaciones del cuerpo, excluyendo la columna. Estos fármacos están diseñados para reducir el daño en las articulaciones, en lugar de solo tratar los síntomas. Los FARMEs pueden tomar varias semanas en hacer efecto en sus articulaciones, pero tiene que seguir tomándolos, aunque sienta que no estén funcionando.

Tratamientos biológicos
Son un nuevo tipo de drogas para el tratamiento de la espondilitis anquilosante. Estos apuntan a químicos específicos que participan en el proceso de inflamación del sistema inmunológico. Normalmente, los tratamientos biológicos son líquidos y se administran en forma de inyección subcutánea o por infusión endovenosa. Existen diferentes agentes biológicos disponibles para el tratamiento de la espondilitis anquilosante que apuntan a diferentes proteínas, las cuales son responsables de causar su enfermedad (por ejemplo: las proteínas IL-17A y TNF).




Glosario

Espondilitis anquilosante
La espondilitis anquilosante es una enfermedad inflamatoria que genera dolor, rigidez e hinchazón en las articulaciones de la columna vertebral y otras áreas del cuerpo.

Tratamientos biológicos
Los tratamientos biológicos son una nueva forma de tratamiento de la espondilitis anquilosante moderada a severa. Estos apuntan a químicos específicos que participan en el proceso de inflamación del sistema inmunológico. Normalmente, los tratamientos biológicos son líquidos y se administran en forma de inyección subcutánea o por infusión endovenosa. Existen varios y diferentes biológicos disponibles para el tratamiento de la espondilitis anquilosante.

Fármacos antirreumáticos modificadores de enfermedad (FARMEs por su sigla en inglés)
Los FARMEs pueden ser indicados para espondilitis anquilosante ocasionalmente, pero solo son útiles para el tratamiento de articulaciones del cuerpo, excluyendo la columna.

Exacerbación
La espondilitis anquilosante puede atravesar periodos en que la inflamación, el dolor y la rigidez se agravan por un tiempo, esto es lo que llamamos exacerbación.

Gen
Es una pequeña sección del ADN que contiene las instrucciones para una molécula específica, generalmente una proteína.

HLA-B27
Es un gen que está presente a menudo en personas que tienen espondilitis anquilosante.

Sistema inmunológico
El sistema inmunológico es el complejo sistema de defensa del cuerpo, compuesto de órganos, tejidos y una red de células que trabajan en conjunto para proteger nuestro organismo. En la espondilitis anquilosante, un mal funcionamiento de una parte específica del sistema inmunológico lleva a la inflamación y daño de articulaciones.

Inflamación
Es la reacción normal del cuerpo ante una infección o herida. Cuando ocurre una inflamación, aumenta el flujo sanguíneo de los tejidos afectados, lo que causa calor y enrojecimiento. Además, células y líquidos se filtran en el tejido ocasionando hinchazón.

Escáner de imágenes de resonancia magnética (IRM)
Es un tipo de escáner que utiliza ondas de radio de alta frecuencia en un fuerte campo magnético que construye imágenes del interior del cuerpo. Un escáner IRM puede mostrar desde hueso hasta estructuras de tejidos blandos.




Accesibilidad Visual