Insuficiencia Cardíaca

¿Qué es la insuficiencia cardíaca?


El corazón es un músculo hueco, tabicado y valvulado, que normalmente pesa apenas 300 gramos y que tiene la forma y el tamaño de un puño cerrado. Sin embargo, esta pequeña bomba es capaz de impulsar entre 4 y 16 litros de sangre por minuto, y realizar cada día el trabajo equivalente a extraer una tonelada de agua de un pozo de un metro de profundidad. Se contrae en cada latido al recibir la sangre que circuló por todo el organismo, para así volver a impulsarla a realizar el mismo circuito una y otra vez. De esta forma, cumple su función que es la de llevar el oxígeno y los nutrientes que todos los tejidos necesitan para funcionar correctamente.

El corazón puede debilitarse ya sea por enfermedad de las arterias coronarias del propio músculo cardíaco u otras alteraciones. Cuando esto sucede, los ventrículos se dilatan, sus fibras musculares se estiran y pierden fuerza, y el corazón pierde la capacidad para cumplir su función adecuadamente. Se genera entonces la insuficiencia cardíaca.

La falla de la bomba cardíaca llevará a la incapacidad de suplir adecuadamente los requerimientos de oxígeno y nutrientes del organismo y, por otra parte, a un “estancamiento” de la sangre circulante que favorece el pasaje de líquido a los tejidos (edema). Esto se manifiesta como hinchazón de las piernas, pero sucede en todos los órganos, en especial en los pulmones produciendo disnea (sensación de agitación o falta de aire).

¿Cuál es la causa de la insuficiencia cardíaca?


En casi la mitad de los pacientes, el origen de la insuficiencia cardíaca es la enfermedad de las arterias coronarias. Otras causas responsables de insuficiencia cardíaca son la hipertensión arterial, la diabetes o las enfermedades de las válvulas del corazón. Una enfermedad propia del músculo cardíaco (miocardiopatía) puede ser causada por el abuso de alcohol, por algunos medicamentos, por infecciones virales o por la enfermedad de Chagas. En no pocos casos, la causa no es identificable (idiopática).

Fuente

Barisani et al, Consenso de Diagnóstico y Tratamiento de la Insuficiencia Cardíaca Crónica, SAC, 2016.

corazón naranja

Llámenos gratis al 0800-444-3225 opción Insuficiencia Cardíaca

+ INFO

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas suelen aparecer de forma progresiva. El más frecuente es la disnea o sensación de falta de aire, debido a la acumulación de líquido en los pulmones (edema pulmonar). Según la gravedad de la insuficiencia cardíaca, el paciente puede tener disnea con grandes esfuerzos (por ejemplo, correr), con esfuerzos habituales (al caminar normalmente), con esfuerzos mínimos (vestirse, higienizarse, hablar) o en reposo. Puede suceder que se despierte durante la noche por falta de aire o que no pueda dormir totalmente acostado y que por eso tenga que usar varias almohadas. Los médicos habitualmente utilizan una clasificación que se puede ver en la siguiente Tabla. Cuanto más grave o agudo es el proceso, mayor clase funcional y mayor la gravedad de la insuficiencia cardíaca.

Puede haber fatiga, debilidad, pérdida del apetito y tos seca al acostarse, como así también palpitaciones (sensación de latidos rápidos o irregulares).

La retención de líquidos es la regla y su primera manifestación suele ser el aumento del peso corporal y la necesidad de levantarse a orinar varias veces durante la noche. Los edemas o hinchazón de pies y tobillos son comunes. En los casos más avanzados puede generalizarse y manifestarse también por distensión abdominal (ascitis) y dilatación de la venas del cuello (yugulares).

El diagnóstico se realiza con los datos que usted le aporta a su médico y el examen físico que él le practicará. Los estudios complementarios (electrocardiograma, radiografía de tórax, ecocardiograma Doppler, resonancias, etc.) permiten confirmar el diagnóstico clínico y conocer la causa que originó la insuficiencia cardíaca. También se puede evaluar el grado de afectación de la función del ventrículo izquierdo. Esta puede estar deteriorada por “falla en la contracción” o preservada pero con “falla en la relajación”.

Por lo anteriormente mencionado, le recordamos la importancia de visitar a su médico para un correcto diagnóstico e indicación del tratamiento adecuado.



Es fundamental el trabajo conjunto del equipo médico con el paciente y su grupo familiar. Las medidas higiénico-dietéticas no farmacológicas recomendables habitualmente son las siguientes:

1. Cumplir una dieta baja en sodio (sal).
2. Evitar las comidas copiosas y con exceso de grasas.
3. Si su médico está de acuerdo, limitar la ingesta de alcohol a una medida diaria. Acordar con su médico la cantidad de líquido que puede ingerir diariamente.
4. No fumar y mantener su ambiente libre de humo.
5. Hacer ejercicios aeróbicos de acuerdo con la indicación médica.
6. Alternar con períodos de reposo durante el día.
7. Aplicarse las vacunas correspondientes que le indique su médico tratante.
8. Evitar automedicarse.
9. Realizar el control y cuidado de otras enfermedades: hipertensión, diabetes, anemia, problemas respiratorios, renales, etc.




Fuente

Barisani et al, Consenso de Diagnóstico y Tratamiento de la Insuficiencia Cardíaca Crónica, SAC, 2016.

¿Qué puede hacer para cuidarse? ¿Cuáles son las medidas que debe tomar un paciente con insuficiencia cardíaca?

Es fundamental que aprenda a controlar su enfermedad y a cuidarse a sí mismo. Para ello lo primero es saber reconocer los síntomas. Las primeras manifestaciones de una descompensación pueden ser el aumento de la disnea o fatiga ante esfuerzos menores que lo habitual o en reposo, con dificultad para dormir acostado y requiriendo más almohadas para poder respirar mejor. También puede notar mayor hinchazón (edemas) de los pies y los tobillos, o que tiene que levantarse más veces de noche para orinar.

Debe controlar su peso diariamente. Los aumentos bruscos del peso suelen corresponder a retención de líquidos. Si, por ejemplo, aumentó 2 kilogramos en 2 días, piense que esto puede anunciar un empeoramiento y es conveniente que lo consulte con su médico a la brevedad. En esa situación, se podrá ajustar el tratamiento a tiempo y evitar complicaciones.

Controle periódicamente su presión arterial, no realice esfuerzos desmedidos, no haga comidas copiosas y recuerde que el bajo consumo de sal y las recomendaciones no farmacológicas son tan importantes como la medicación.

Si padece infecciones respiratorias, urinarias u otras, estas deberán ser tratadas, ya que podrían ser causa de agravamiento de la insuficiencia cardíaca.

Recuerde que el beneficio del tratamiento será mayor cuanto mayor sea su compromiso. El conocimiento de la enfermedad que lo aqueja, la buena relación con su médico, así como el cumplimiento de sus indicaciones y el autocuidado, evitarán descompensaciones y mejorarán su calidad y expectativas de vida.


Fuente

Barisani et al, Consenso de Diagnóstico y Tratamiento de la Insuficiencia Cardíaca Crónica, SAC, 2016.

Ficha de seguimiento

La importancia de la vacunación en pacientes con insuficiencia cardíaca

Queremos recordarle que es muy importante poder minimizar cualquier factor de riesgo, especialmente en esta época del año es muy habitual contraer el virus de la gripe y usted puede evitar complicaciones asistiendo a un centro sanitario y accediendo a las vacunas disponibles.

La gripe estacional es una infección viral aguda causada por el virus Influenza (o gripe). Existen tres tipos de virus de la gripe estacional: A, B y C.

Los virus de la gripe tipo A se clasifican en subtipos, en función de las diferentes combinaciones de dos proteínas de la superficie del virus, Hemaglutinina (H) y Neuraminidasa (N). Entre los diferentes subtipos de virus de la gripe A, en la actualidad están circulando predominantemente los subtipos A/H1N1 y A/H3N2. Los virus de la gripe circulan por todo el mundo. Los casos de gripe C son mucho menos frecuentes y es por ello que en las vacunas contra la gripe estacional sólo se incluyen virus de los tipos A y B.

El virus de la gripe se transmite con facilidad de una persona a otra básicamente por vía respiratoria, mediante gotitas expulsadas desde el aparato respiratorio, o suspendidas en el aire, que entran en contacto con las mucosas de las vías respiratorias altas. Las gotas infectadas que expulsa el paciente al toser pueden ser inspiradas por otras personas que quedan así expuestas al virus. El virus también puede propagarse a través de las manos infectadas, por lo que hay que lavárselas regularmente y cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo de papel al toser o estornudar. El período de contagio dura alrededor de 7 días, pero en el caso de los niños y de personas inmunocomprometidas puede ser mayor.

El período de incubación es aproximadamente de 3 días desde la exposición hasta el inicio de la fiebre y otros síntomas respiratorios, pero puede ser tan corto como menor a 48 horas.



Desde el año 2011, la vacuna antigripal forma parte del Calendario Nacional de Vacunación. La resolución del Ministerio de Salud establece que la vacuna es gratuita y obligatoria para los grupos con mayor riesgo de contraer la enfermedad y sufrir complicaciones. Si usted padece de Insuficiencia Cardíaca, recuerde que la vacuna minimiza los riesgos que conlleva contraer el virus de la gripe.

El Estado nacional garantiza vacunas gratuitas a pacientes con Insuficiencia cardíaca (entre otras patologías) en centros de salud y hospitales públicos de todo el país de acuerdo a la campaña nacional de vacunación vigente.

Consulte siempre con su médico tratante en forma previa.


¿Dónde se esconde la sal?




4 tips sobre alimentación para el verano.

Con el verano llega el descanso, los días de playa, las salidas con amigos, comidas con familia, un mate a la tarde y tantos otros momentos de disfrute. La consigna es disfrutar, sin embargo, es probable que tenga algún desarreglo alimentario, con comidas más copiosas y con un mayor aporte de sodio.

Con las vacaciones se rompe la rutina de alimentación y ejercicio y se suele estar menos atento al cuidado de la salud. Esta condición puede aumentar el riesgo de descompensaciones. Por este motivo,

ES IMPORTANTE PLANIFICAR LAS COMPRAS Y ARMAR UN ENTORNO SALUDABLE PARA REDUCIR LAS TENTACIONES Y MEJORAR LA ELECCIÓN DE LAS COMIDAS.

UNAS ÚLTIMAS RECOMENDACIONES

En relación al mar, si usted presenta historia de espasmo de las arterias del corazón, debe consultar con su médico si puede entrar al mar si las aguas son muy frías, dado que las bajas temperaturas pueden incitar un cuadro de espasmo (vasoespasmo) y provocar angina de pecho. En esos casos, es mejor elegir piletas climatizadas con temperaturas mayores a 25ºC.

La recomendación es seguir las pautas de alimentación y realizar una caminata evitando las horas de calor extremo y de esta manera, cuidar el corazón y cerebro.

Finalmente, no olvide llevar la medicación en el bolso de viaje, dado que interrumpir el tratamiento puede aumentar el riesgo de padecer complicaciones que pueden evitarse.

Finalmente, es fundamental ser activo, y planificar en estos días un momento de ejercicio.
DISFRUTE CON MODERACIÓN Y SIN CULPAS. ¡FELICES FIESTAS!

Material elaborado por:
Dra Paola Harwicz MN84182

8 tips para que se cuide en las fiestas

Las fiestas de fin de año constituyen un momento de encuentro para compartir con amigos y familiares. En general, durante diciembre las reuniones se multiplican y en todas hay un gran abanico de comidas tentadoras. Por este motivo, es posible el consumo de grandes porciones de alimentos más calóricos y aumentar unos kilos.

SI UD TIENE SOBREPESO, ES MUY IMPORTANTE EVITAR LOS EXCESOS YA QUE EL AUMENTO DE UNOS CUANTOS KILOS PUEDE REPERCUTIR EN LOS VALORES DE PRESIÓN ARTERIAL.

Además estas comidas copiosas suelen ser ricas en sodio y en aquellos individuos con niveles de presión limítrofe o bien en los hipertensos, puede desencadenar picos de presión o bien ante una sobrecarga de sodio, puede requerir un ajuste en la medicación para evitar la retención de líquidos.

Para lograrlo, les brindamos algunas sugerencias:

  • Iniciar las comidas con una ensalada fresca y preferiblemente aquellas que no tengan aderezos, que suelen ser salados. Además el aporte de potasio, ayuda a controlar la presión arterial, y por otro lado la presencia de fibra, contribuye a moderar el tamaño de la porción.

  • Elegir alguno de sus platos preferidos. Conocer el menú previamente ayuda a tomar mejores decisiones y de esta manera disfrutar sin excesos. Investigaciones de la Universidad de Cornell describen que se elige lo primero que vemos: el 66% del plato contiene los primeros 3 comidas que visualizamos de un buffet, sin necesariamente ser los preferidos. La recomendación es evaluar las distintas comidas servidas en la mesa y tener la oportunidad de elegir lo que más le gusta.

  • Sea asertivo y diga que no, si está convencido que no quiere repetir, y prefiere comer el segundo plato. La decisión está en sus manos.

  • Luego de elegir la porción de pan dulce/budín/turrón o frutos secos, lo mejor es alejarse de la mesa. Reconocer cuáles son las debilidades evitará el exceso. Es más fácil controlar nuestras acciones si el entorno ayuda.

  • Aprenda a postergar: puedes elegir comer de todo pero, intenta comer de todo en distintos momentos... siempre hay tiempo para comer lo que más le gusta, sin que sea en la misma comida.

  • Evite los ayunos durante el día y no saltee las comidas principales antes de llegar a la cena. Llegar con hambre invita a comer en exceso porque se pierde el control.

  • Si disfruta empezar la noche con un trago o bien tomar un rico vino durante la cena y brindar con sidra o champagne…. No hay que privarse, pero es importante elegir y moderar la cantidad, para no sumar un exceso de calorías. Cuando se bebe alcohol, pierde el registro de lo que ingiere y se come de más. Es mejor tomar agua o bebidas o jugos (bajas calorías) para alternar con el alcohol y reducir el consumo de este último!

  • Preparar un postre frutal, aprovechando la variedad de frutas de estación: grandes y chicos aman las frutas de verano: un bowl de cerezas con hielo, unas frutillas con naranja en gajos, cubos de melón o sandía, ananá fresco…

Accesibilidad Visual